Los mejores trucos para hacer crepés perfectos

Los mejores trucos para hacer crepés perfectos

Los crepés son unos de los alimentos más deliciosos que existen, y también unos de los más sencillos de hacer. Tan solo necesitas leche, harina, huevo y mantequilla. Hasta aquí todo bien. Pero, ¿sabes que hay algunos trucos para hacer crepés perfectos?

Este es un plato de origen francés, aunque a día de hoy se puede disfrutar de él en todo el mundo. Los crepés son muy versátiles ya que permiten crear platos tanto dulces como salados.

Por lo tanto, puedes servir los crepés como postre con caramelo, nata o chocolate, por ejemplo. También puedes hacer de ellos el plato principal de la comida, rellenándolos de pollo y verduras.

Conoce los trucos para hacer crepés perfectos

Conoce los trucos para hacer crepés perfectos

Así tienes que hacer la masa

Preparar unos crepés deliciosos no tiene complicación alguna, aunque es fundamental que hagas bien la masa.

Lo primero y más importante es que tamices la harina para que así te resulte más sencillo mezclarla con el resto de ingredientes.

A la hora de batir los huevos, añade un poquito de leche, azúcar y sal. Tienes que ir añadiendo poco a poco la harina tamizada previamente, sin dejar de batir con las varillas metálicas.

Una vez tengas la masa lista, homogénea y sin grumos, añádele una gotita de aceite.

Llega el momento de freír los crepés

Ya tienes la masa preparada, ¿y ahora? Pues bien, para preparar los crepés tienes que añadir una cucharadita de mantequilla a la sartén. Cuando se derrita, retira la sartén del fuego, añade un chorro de masa y vuelve a poner la sartén al fuego. ¡Es fácil!

Recuerda: el momento en el que debes darles la vuelta es cuando los crepés estén opacos y secos por arriba, y veas que por debajo empiezan a burbujear.

trucos para hacer crepés perfectos

Un consejo: a medida que vayas preparando todos los crepés, colócalos en una fuente resistente al fuego. Así conseguirás que no se enfríen mientras preparas el resto.

¿Te han sobrado crepés?

¿Has preparado demasiados crepés? ¡No te preocupes! Puedes conservarlos en la nevera, siempre y cuando los metas cuando estén fríos. Tienes que hacerlo envueltos en papel de aluminio para que aguanten varios días.

Otra opción es congelar los crepés sobrantes. Para ello, simplemente tienes que apilarlos, colocando una hoja de papel de horno entre cada uno para que no se peguen. Cuando los tengas apilados, guárdalos en una bolsa de plástico para congelar. ¡Y listo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *