Los 5 mejores remedios caseros para las quemaduras del sol

En sólo unos días damos la bienvenida al verano. Llega el momento de ir a la piscina y a la playa y, aunque es fundamental aplicar tanto en la cara como en el cuerpo una crema protectora con SPF alto, a veces es inevitable quemarse. Aunque existen muchos «after sun» en el mercado, en ocasiones es mejor apostar por los remedios caseros para las quemaduras del sol. Soluciones 100% naturales, elaboradas con ingredientes como el aloe vera y que funcionan de maravilla.

Remedios caseros para las quemaduras del sol que calman la piel

Agua fría

Uno de los remedios caseros más sencillos y que mejor funcionan. Sólo tienes que aplicar paños empapados en agua bien fría o darte una ducha de agua fría. Ahora bien, no lo hagas con hielos en contacto directo con la piel porque podría agravar las heridas. Tampoco es una buena idea aplicar compresas de frío

Aloe vera

El aloe vera es uno de los ingredientes orgánicos más utilizados en el mundo de la cosmética por sus excelentes propiedades regeneradoras y cicatrizantes. Aunque hay algunas cremas que contienen aloe vera, lo ideal es que te hagas con una vaina de la planta y extraigas el gel que hay en su interior. Simplemente tienes que aplicarlo sobre la zona afectada, dejar actuar 30 minutos, y retirar con agua tibia. ¡Sentirás una sensación de alivio instantánea!

Pepino

Si la zona en la que has sufrido las quemaduras solares no es muy grande, prueba a colocar algunas rodajas de pepino sobre ella. De lo contrario, pasa un pepino por la licuadora y aplica la crema sobre la piel. Un remedio casero estupendo, con el que sentirás una gran sensación de alivio. El pepino calma la zona quemada y favorece la regeneración.

Remedios caseros para las quemaduras del sol que calman la piel

Yogur natural

Si tienes yogur natural en casa, también puedes utilizarlo para las quemaduras solares. Las proteínas que contiene este derivado lácteo conservan la humedad de la piel, algo esencial para «curar»  la zona afectada. Aplícalo con una gasa de algodón, deja que actúe durante 30 minutos y retira con agua tibia.

Tomate

Y, por último, el tomate, que calma la irritación de la piel después de la sobre-exposición al sol. Lo mejor es que el tomate esté bien frío, en la nevera. Para aplicar la solución lo ideal es rallarlo, aplicarlo sobre la zona afectada y dejar que actúe unos minutos. Una solución natural que disminuye el dolor y el escozor.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *