Los 5 pueblos más bonitos de los Picos de Europa para una escapada en otoño

Los 5 pueblos más bonitos de los Picos de Europa para una escapada en otoño

Si te apetece disfrutar del contacto con la naturaleza para hacer una escapada otoñal, descubre cuáles son los pueblos más bonitos de los Picos de Europa. Pequeños municipios que derrochan un encanto muy especial. ¡Perfectos para desconectar de la rutina y relajarte!

¿Cuáles son los pueblos más bonitos de los Picos de Europa?

Cangas de Onís

Cangas de Onís es uno de los pueblos más bellos del norte de Europa. Situado muy cerca del Santuario de Covadonga, uno de los sitios más destacados de la localidad es el Puente Romano.

A pesar de su nombre, sólo los cimientos datan de la Antigua Roma. El centro de Cangas de Onís es precioso, y lo mejor es perderse entre sus estrechas callejuelas empedradas con las montañas en el horizonte.

Potes

Potes es la Capital del Turismo Rural 2020. La capital de Liébana, es un típico pueblo de montaña, con caserones de piedra, puentes y grandes torres. A escasos kilómetros se encuentra el Desfiladero de la Hermida, el más largo de toda España.

Lo mejor es que se puede recorrer en coche, con paredes de hasta 600 metros de altura a los lados. Conviene tomar el desvío hacia la Iglesia de Santa María de Lebeña.

Espinama

Uno de los pueblos más bonitos de los Picos de Europa es Espinama, en la Comarca de Liébana. Con una población de apenas 120 habitantes, es un lugar precioso, con un ambiente muy acogedor de pueblo de montaña.

El Teleférico de Fuente de Sé se encuentra a escasos 4 kilómetros del municipio. Asciende a 1.823 metros de altitud en apenas unos minutos. Desde la estación superior las vistas son increíbles.

Pueblos más bonitos de los Picos de Europa

Poncebos

Poncebos es un municipio muy pequeño, de sólo 20 habitantes. Un lugar estupendo para comenzar la Ruta del Cares, también conocida como la Garganta Divina. De dificultad media, transcurre por paisajes de roca y valles de increíble belleza.

La ruta consta de cuevas, pasarelas, puentes, cascadas de agua, túneles y pasadizos. Durante los meses de verano, es habitual encontrarse en la zona central cabras de montaña y jabalíes.

Bulnes

Y, por último, Bulnes. No se puede acceder por carretera, aunque sí en funicular. También se puede subir a pie desde Poncebos. La dificultad es baja y el sendero está muy bien señalizado.

Todas las casas de Bulnes son de piedra y están decoradas con flores, lo que, unido al espectacular entorno, hacen que el municipio tenga un encanto de lo más especial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *