El milagroso método del chaleco para adelgazar que estudian en Suecia

El milagroso método del chaleco para adelgazar que estudian en Suecia

Investigadores de la Universidad de Gotemburgo, en Suecia, están investigando el método del chaleco como una forma efectiva de perder peso sin poner en riesgo la salud. Más allá de llevar un estilo de vida saludable, el simple hecho de llevar un chaleco de peso puede acelerar el proceso de adelgazamiento.

Método del chaleco: ¡funciona!

Los científicos han realizado un estudio con 72 participantes, todos ellos con un IMC de entre 30 y 35, el grado más bajo de obesidad. Los participantes fueron divididos en dos grupos. Las 37 personas del primer grupo, recibieron un chaleco cuyo pesa correspondía al 1% de su masa corporal. El chaleco de las 35 personas del segundo grupo pesaba el 11% de su masa corporal.

Todos los participantes tenían que portar el chaleco ocho horas al día durante tres semanas. Además, sólo se les pidió que hicieran dos pequeños cambios en su día a día: evitar las grandes ingestas de alcohol y pasar un poco más de tiempo de pie.

Cuando pasaron las tres semanas, la pérdida de peso promedio entre los participantes del primer grupo había sido de 300 gramos, mientras que los del segundo grupo habían conseguido adelgazar 1,6 kilos de media.

Los científicos explican que los resultados se deben a una balanza interna que recibe el nombre de gravitostato. El gravitostato hace que el cuerpo siempre tienda a mantener exactamente el mismo peso. De esta manera, si se añade un chaleco, se encarga de regular el incremento.

El método del chaleco, una gran alternativa a las dietas milagro

Con el verano a la vuelta de la esquina, en el mes de mayo son muchas las personas que empiezan alguna dieta milagrosa para bajar de peso. Pero no es una buena opción por dos motivos.

En primer lugar, porque son planes de alimentación muy restrictivos, que no aportan al organismo los nutrientes que necesita para funcionar correctamente, y que por lo tanto perjudican a la salud.

Y, en segundo lugar, porque los resultados no son duraderos. En muchos casos la pérdida de peso se debe a la pérdida de masa muscular, no de grasa. Por lo tanto, una vez terminada la dieta, se recuperan los kilos perdidos, e incluso alguno más.

El método del chaleco es una alternativa estupenda a este tipo de dietas para decir adiós a esos kilos de más de una vez por todas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *