Maquillar la mascarilla, la moda más absurda de Instagram

Maquillar la mascarilla, la moda más absurda de Instagram

En estos momentos el uso de mascarilla es obligatorio para evitar el contagio y la propagación del coronavirus. A raíz de esto, y cuando ya creíamos haberlo visto todo en el mundo «beauty» ha nacido una moda de lo más absurda: maquillar la mascarilla.

Maquillar la mascarilla, una moda absurda

Todo ha surgido a raíz de la publicación de Mary Carfora, que publicó en Instagram una fotografía en la que aparecía con una mascarilla dibujada en su cara y pintada como los azulejos de Portugal.

https://www.instagram.com/p/B_htuUKpIId/

Érica Sousa, una conocida maquilladora profesional, siguió el ejemplo, y se hizo su propia mascarilla a base de perlas.

https://www.instagram.com/p/CALuoZlnRzB/?utm_source=ig_embed

¿De verdad a alguien se le ha ocurrido maquillar la mascarilla?

Menos mal que Boticaria García ha publicado un post en Instagram hablando de lo absurdo que es todo esto.

Más claro no puede estar: «Es como si te compras unas gafas graduadas y te dedicas tú en casa a pulir los cristales, a barnizarlos o a cambiarles la montura porque te parece más bonito. ¿Qué ocurriría en este caso? Que ya no te cubre la garantía. Pues aquí tampoco hay garantía de que la mascarilla sirva para su fin».

View this post on Instagram

Maquillarse la mascarilla no es de guapas: es de zambomberas. ______ Al maquillar, pintar, coser, bordar, colorear, y, en cualquier caso, MANIPULAR por tu cuenta una mascarilla sujeta a un estándar, te cargas el estándar. ______ Es como si te compras unas gafas graduadas y te dedicas tú en tu casa a pulir los cristales, a barnizarlos o a cambiarles la montura porque te parece más mona. ¿Qué ocurriría en este caso? Que ya no te cubre la garantía. Pues aquí tampoco hay garantía de que esa mascarilla sirva para su fin. _____ Me molesta la frivolidad con la que estamos adoptando el #mundomascarilla haciendo de ellas el último complemento de moda sin preocuparnos de que lo más importante es que cumplan su función. Esto no va de estética ni de jugar a los tutoriales, ni de que haya surgido una nueva oportunidad de mercado para ser los primeros en sacar las it-mascarillas. Esto va de que nos estamos jugando la vida de muchas personas. De que por suerte ya tenemos mascarillas de sobra que cumplen el estándar de las higiénicas y de las quirúrgicas. Y de que hay que hacerlo muy bien y con mucho tiento para poder sacar productos bonitos pero sobre todo, seguros. ____ Paloma de @bagandblock enseñó el sábado en el directo unas mascarillas de la Diputación de Zamora, con impresión infantil, hechas con tejido Manly y sujetas a la norma. Poco a poco vamos teniendo mascarillas rebonitas acordes a la normativa para que a todo el mundo le apetezca más ponérselas. Pero no hagamos el zambombero con el material homologado y menos aún presumamos de ello. No vendamos cualquier cosa habiendo una normativa. Seamos responsables. ______ FELIZ FASE 1 a los premiados y vayan ustedes con cuidado. El bicho sigue ahí fuera aunque brille el sol y tenemos que ser más listos que él.

A post shared by Boticaria García (@boticariagarcia) on

Si hay algo que realmente molesta a Boticaria es que parece que muchas personas se están olvidando de cuál es la verdadera función de las mascarillas para pasar a utilizarlas como un simple accesorio de moda. Es muy importante recordar que las mascarillas sirven para evitar que el coronavirus se siga expandiendo por el mundo, así que debemos hacer un uso responsable de ellas.

En las últimas semanas hemos hablado de las mascarillas de Stradivarius ya que quizá la firma de Inditex muy pronto las lance a la venta. Mascarillas de tela, lavables y reutilizables, que debemos usar de una forma responsable. Son una buena opción frente a las que podemos encontrar en supermercados y farmacias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *