Lidl vuelve a poner a la venta la panificadora que se agota en minutos

Lidl vuelve a poner a la venta la panificadora que se agota en minutos

¡Que levante la mano a quien no le guste disfrutar de un delicioso pan casero! Sin lugar a dudas, pocos placeres hay mejores que el de disfrutar de un snack de pan con semillas recién hecho con hummus de aguacate o aceite de oliva. Pues bien, con la nueva panificadora de Lidl preparar pan casero es muy fácil, incluso para los principiantes en la cocina.

Características de la panificadora de Lidl

Se trata de uno de los artículos más exitosos de la cadena alemana, que nada más salir a la venta en las tiendas se agota en cuestión de minutos. Tiene 16 programas y 3 niveles de tostado, con 850 W de potencia.

Lo mejor es que lo hace todo de forma totalmente automática: mezcla, amasa, fermenta y hornea. Con la panificadora podemos preparar pan blanco, pan integral, pan con semillas e incluso bizcochos.

Una vez añadidos los ingredientes, lo único que tenemos que hacer es estar pendientes de la señal para añadir frutas o frutos secos (si queremos hacerlo), así como de la señal visual y acústica que nos recuerda que debemos extraer la varilla amasadora antes de que empiece el proceso de horneado.

Panificadora de Lidl

Incluye las instrucciones de uso, un libro de recetas, un extractor para la varilla amasadora, un vaso medidor y una cuchara medidora.

Está fabricada con materiales de muy buena calidad y tiene aplicación de acero inoxidable. En lo que respecta a sus medidas, son las siguientes: 27 x 42 x 29,5 centímetros. Pesa 5,35 kilos y el cable mide 150 centímetros, así que tenemos bastante libertad a la hora de colocar la amasadora en la encimera o en la mesa de la cocina.

La panificadora de Lidl ya está a la venta en la tienda online y este lunes, 6 de septiembre de 2021, llega a los establecimientos físicos. Tiene un precio de 49,99 euros.

¿Cuáles son los beneficios del pan casero?

El pan hecho en caso, además de tener un sabor delicioso, también tiene grandes beneficios para la salud. Lo primero a tener en cuenta es que somos nosotros los que elegimos los ingredientes, así que podemos hacer el pan sin azúcares añadidos, conservantes, aromas y acidulantes.

Además, muchos de los panes que compramos en panaderías o supermercados se ponen duros al día siguiente. Sin embargo, el pan casero suele durar más tiempo ya que podemos regular los ingredientes.

A todo esto hay que sumar que tenemos la posibilidad de jugar con las texturas y los sabores, modificando los ingredientes secundarios como más nos guste y añadiendo semillas de chía o pepitas de chocolate negro, por ejemplo.