¿Cómo hacer ejercicio limpiando la casa? 5 ejercicios muy sencillos

¿Cómo hacer ejercicio limpiando la casa? 5 ejercicios muy sencillos

¿Sabes que puedes hacer ejercicio limpiando la casa? Sí, mientras planchas, pasas el aspirador o friegas los platos puedes ponerte en forma. A continuación hemos seleccionado algunos ejercicios muy sencillos que puedes practicar a diario. ¡Toma nota!

Hacer ejercicio limpiando la casa: las claves

Lavavajillas: sentadillas

Las sentadillas son uno de los ejercicios más efectivos que existen para tonificar los glúteos y las piernas. Pues bien, ¿sabes que puedes hacerlas mientras cargas el lavavajillas? Es tan sencillo como sostener el plato cerca de tu cuerpo, con cuidado para no mancharte, mientras mantienes la espalda recta. Baja lentamente has quedar sentada sobre los talones, espera un par de segundos y coloca el plato en el lavavajillas.

Pasar el aspirador: zancadas

Puedes aprovechar el rato de pasar el aspirador para hacer zancadas y así trabajar el tren inferior. Para hacer bien este ejercicio, mantén la espalda recta y contrae los abdominales. recuerda que no debes doblar las rodillas más de 90 grados. Aunque puedes utilizar el aspirador para mantener el equilibrio, no debes apoyarte en él.

Limpiar los cristales: fortalecer las pantorrillas

Aprovecha cuando tengas que limpiar los cristales y los espejos de casa para fortalecer las pantorrillas, una de las zonas del cuerpo que más se suelen olvidar en los entrenamientos. En vez de estirar los brazos, ponte de puntillas. ¡Funciona!

Lavar los platos: tonificar glúteos y abdomen

¡Quién te iba a decir a ti que lavando los platos puedes tonificar el abdomen y los glúteos! Contrae el abdomen y los glúteos. Luego, con las rodillas juntas, levanta lentamente el pie derecho hasta tocar el glúteo con la punta. Baja y cambia de pierna. Lo ideal es hacer 8 repeticiones por cada pierna.

Planchar: quemar calorías

Planchar durante una hora supone una quema de 150 calorías aproximadamente. Es fundamental mantener una postura adecuada para no sufrir ningún daño: la espalda debe estar totalmente recta y las piernas un poco flexionadas. Por supuesto, la mesa de planchar debe estar regulada a tu altura.

Como puedes comprobar, hacer ejercicio limpiando la casa es posible y, además muy sencillo. ¡Es hora de ponerse en marcha!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *