5 grandes errores de limpieza que todos cometemos en casa

5 grandes errores de limpieza que todos cometemos en casa

La gran mayoría de nosotros llevamos limpiando nuestra casa de la misma forma toda la vida. Sin embargo, muchos de estos hábitos no son más que errores de limpieza que es mejor evitar si queremos que todo quede impecable.

¿Cuáles son los principales errores de limpieza que cometemos?

Cuáles son los principales errores de limpieza que cometemos

Limpiar de abajo hacia arriba

Cuando limpiamos la casa, lo primero que salta a la vista es el suelo lleno de suciedad, de modo que nos lanzamos a limpiarlo para luego continuar con los muebles. ¡Error!

Lo correcto es empezar de arriba hacia abajo. Así el polvo de los muebles y lámparas va cayendo hacia el suelo, y este es lo último que demos limpiar. ¡Tiene sentido!

Utilizar la misma bayeta

Cuando limpiamos el baño, utilizamos la misma bayeta para todas las superficies; o, como mucho, una para el inodoro y otra para el resto del baño. Es verdad que es lo más cómodo, pero es un gran error.

Necesitamos una bayeta para el inodoro, otra para el lavabo y otra más para la ducha o la bañera. De lo contrario, estamos pasando las bacterias de un lado a otro.

Aplicar el producto de limpieza sobre la superficie

Un ejemplo muy claro para explicar este punto son los cristales. La gran mayoría de nosotros aplicamos el limpiacristales directamente sobre el espejo o la ventana, y luego pasamos el trapo. Pero está mal. De esta manera, saturamos la superficie de producto, de forma que luego resulta mucho más complicado quitarlo.

Por lo tanto, lo que tenemos que hacer es aplicar el limpiacristales sobre el trapo. ¡Así de fácil!

Cuáles son los principales errores de limpieza que cometemos

Limpiar los cristales a la luz del sol

Somos muchos los que aprovechamos los días soleados para limpiar los cristales. Y es que la suciedad se ve mucho mejor a la luz del sol. Sin embargo, con el calor del sol el limpiacristales se seca muy rápido, de modo que no terminamos de retirarlo con el trapo. ¿El resultado? El cristal queda rayado y opaco.

Usar demasiado producto

Tendemos a pensar que cuanto más producto utilicemos saldrá más espuma y, por tanto, limpiará mejor. Pero no es así. Es más, el efecto es justo el contrario. Lo que hacemos es saturar de producto una determinada superficie, por lo que es complicado de retirar y quedan restos que hacen que la suciedad se pegue más fácilmente.

¿Con cuántos de estos errores de limpieza te sientes identificado?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *