Errores frecuentes al curar una herida que debes evitar

Errores frecuentes al curar una herida que debes evitar

Todos hemos sufrido una herida en algún momento de nuestra vida: cortes, quemaduras… Sin embargo, continuamos cometiendo grandes errores a la hora de curar una herida.

¿Sabías que ante una hemorragia nasal lo correcto es echar la cabeza hacia delante y no hacia atrás? A continuación hemos recogido los principales errores y cómo evitarlos.

¡No cometas estos errores al curar una herida!

No cometas estos errores al curar una herida

¿El alcohol duele porque está curando?

Ante una herida pequeña, seguro que estás acostumbrado a utilizar alcohol a modo de desinfectante. Nada más aplicarlo notarás que la zona afectada escuece. ¿Crees porque se está curando? ¡No es así! Lo cierto es que los bordes de la herida se están quemando, de ahí la sensación de ardor y escozor.

Para desinfectar una herida, lo mejor es utilizar cristalmina. Se trata de un medicamento de uso tópico especialmente indicado tanto para heridas como para quemaduras de carácter leve.

Por lo tanto, mejor reserva el alcohol para lavarte las heridas a la hora de curar una herida si no tienes agua y jabón a mano. ¡Es muy importante para evitar infecciones!

Las palmadas no sirven de nada en caso de atragantamiento

Ante un atrangatamiento, el primer acto reflejo es dar algunos golpes en la espalda. Pero no es la mejor opción. Si la persona que se está atragantando puede toser, no hay de qué preocuparse ya que la gran mayoría de casos se resuelven gracias a la tos.

Sin embargo, hay ocasiones en las que se produce una obstrucción en las vías respiratorias, de forma que la persona no puede respirar. Aunque resulte complicado en un momento como este, es fundamental mantener la calma.

Lo correcto para salvar a la persona es aplicar la maniobra de Heimlich. Si no conoces los pasos a seguir, lo mejor es que llames a emergencias para que te indiquen qué es lo que debes hacer.

Los remedios caseros no sirven para las quemaduras

Existen numerosos remedios caseros para las quemaduras: miel, pasta de dientes… Pues bien, debe saber que no sirven de absolutamente nada. Y es que estos remedios curan en cierta medida la quemadura de forma superficial, pero no tienen ningún efecto a nivel interno. Y la quemadura, aunque se inflama hacia fuera, también lo hace hacia dentro.

La forma correcta de actuar es la siguiente. Ante una quemadura, hay que sumergir la zona afectada en agua fría y mantenerla durante 20 minutos. Aunque parezca una solución muy sencilla, es muy efectiva para aliviar el dolor y reducir la inflamación.

Recuerda: si la piel presenta alguna ampolla, nunca tienes que reventarlas. En este caso, lo mejor es que cubras la quemadura con gasas humedecidas en agua.

Errores al curar una herida

El aire acondicionado no cura el golpe de calor

Cuando una persona sufre un golpe de calor, parece que lo más lógico para reducir su temperatura corporal es ponerle bajo el chorro del aire acondicionado a toda potencia. Pero no es así.

Lo más adecuado es colocar a la persona en una zona a la sombra, pero sin aire acondicionado. De lo contrario, podría sufrir lo que se conoce como choque térmico. Una vez se encuentra a la sombra, hay que quitarle la ropa y colocarle compresas de agua fría en la frente, en las ingles, en las axilas y en la nuca.

Si la persona está consciente, debe tomar pequeños sorbos de agua. Si además la bebida tiene un poco de limón, mucho mejor.

¿Sangra la nariz? ¡No hay que levantar la cabeza!

Si te sangra la nariz el peor acto reflejo que puedes tener es el de echar la cabeza hacia atrás. ¿Por qué? Porque existe un alto riesgo de inhalar sangre, obstruyendo así las vías respiratorias. Recuerda que la sangre necesita alrededor de 10 minutos para coagularse.

¿Qué debes hacer para parar la hemorragia? Comprime la zona y lleva la cabeza hacia adelante. Sí, hacia adelante. Luego, coloca una pequeña gasa empapada en agua oxigenada en el orificio nasal. Deja una punta a la vista para que luego te resulte fácil extraerla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *