Consejos para evitar los hongos en la piscina en verano

Consejos para evitar los hongos en la piscina en verano

Aunque el verano es una de las épocas más bonitas y especiales de todo el año, hay numerosas enfermedades que pueden arruinar nuestras vacaciones. Durante la época estival aumentan de forma notable las infecciones causadas por hongos, como el pie de atleta debido a las altas temperaturas y a la humedad. Es por ello que resulta tan importante saber cómo evitar los hongos.

Además, la sobreexposición al sol sin la protección adecuada también puede provocar quemaduras en diferentes zonas del cuerpo. También son muchas las mujeres que sufren vulvovaginitis ya que pasan mucho tiempo con la ropa de baño mojada.

¿Cuáles son las enfermedades por hongos más frecuentes en verano?

Cuáles son las enfermedades por hongos más frecuentes en verano

Hay tres enfermedades que se repiten con frecuencia durante la época estival. Por un lado, el conocido como pie de atleta, caracterizado por la descamación de la piel y que se genera entre los dedos de los pies.

Por otro lado, la onicomicosis, más conocida como tiña de las uñas. Se puede contraer en espacios públicos como los vestuarios de piscinas o por no utilizar el calzado adecuado.

Y, por último, la paroniquia o uñero. Es una infección que afecta a la piel que se encuentra alrededor de las uñas de los pies y las manos debido a un corte en la zona.

Las enfermedades por hongos aumentan en verano

Tal y como señalan los expertos, los hongos están presentes en prácticamente todas las personas adultas, aunque en la gran mayoría de casos no se manifiestan. Hay pacientes que pueden tener micosis en los pies durante varios años, y dar síntomas solo cuando aumentan las temperaturas.

El calor y la humedad provocan la maceración de la piel, provocando que esta disminuya de forma notable su efecto barrera. Así resulta mucho más sencillo que esta se vea afectada por los hongos.

Aunque las enfermedades por hongos afectan por igual a hombres y mujeres, sí se dan algunas diferencias según la edad. Por ejemplo, las tiñas del cuero cabelludo se dan solo en niños en la gran mayoría de casos. Mientras, las infecciones de las uñas son propias de personas adultas.

¿Cuáles son los mejores consejos para evitar los hongos en la piscina en verano?

Especialista

Aunque en la gran mayoría de casos la aplicación de una crema antigúngica es suficiente. No obstante, hay veces en las que es necesario acudir al podólogo para que aplique un tratamiento especializado.

Ropa holgada

En ningún caso hay que utilizar ropa ajustada durante los meses de verano, como medias o leggings. Es la mejor forma de evitar enfermedades como la candidiasis vulvovaginal a causa del sudor.

Cuáles son los mejores consejos para evitar los hongos en la piscina en verano

Calzado adecuado

Durante el verano lo ideal es utilizar calzado abierto confeccionado con tejidos transpirables como el algodón. Así se evita que el sudor se acumule en los pies y, con ello, disminuye el riesgo de sufrir una enfermedad por hongos. En las piscinas y en la zona de duchas, imprescindible el uso de chanclas.

Calcetines

El sudor propio del pie debe tenerse en cuenta, especialmente en deportistas o personas que practican deporte. Es por ello que resulta tan importante cambiar los calcetines con regularidad para evitar rozaduras. Es la mejor forma de evitar las rozaduras y que así los hongos no proliferen en las heridas.

Agua caliente

El agua caliente es uno de los peores enemigos de los pies en verano ya que provoca su maceración, facilitando con ello la entrada de los hongos en la piel. Así, lo mejor es lavarse los pues con agua fría y, sobre todo hidratarse la piel a diario, por la mañana y por la noche.

Pies secos

Y, por último, durante los meses de calor, es esencial mantener la piel seca el mayor tiempo posible. Una vez se sale de la piscina o de la playa, hay que secarse muy bien los pies, sobre todo en las zonas que quedan entre los dedos.

Estos son los mejores consejos para evitar los hongos en la piscina en verano. Como puedes comprobar, es muy fácil ponerlos en práctica y así no sufrir enfermedades como el pie de atleta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *