5 consejos para cuidar el pelo encrespado después del verano

5 consejos para cuidar el pelo encrespado después del verano

A pesar de que el verano es una de las épocas más bonitas y especiales de todo el año, hay que reconocer que causa estragos en la salud del cabello. El salitre del mar, el cloro de la piscina y la exposición solar hacen que el pelo se reseque y se encrespe. Así que ahora toca cuidar el pelo encrespado y devolverle toda su vitalidad.

¿Cómo cuidar el pelo encrespado después del verano?

Productos naturales

Las sustancias químicas dañan el cuero cabelludo, así que es mejor evitarlas en las medida de lo posible. Por suerte, la cosmética natural es tendencia, así que en el mercado puedes encontrar un amplio abanico de productos para cuidar el pelo de forma natural.

Por ejemplo, el aceite de almendras es maravilloso para eliminar el «frizz» y nutrir la melena en profundidad. Además, gracias a su alto contenido en ácidos grasos aporta brillo, y mantiene el cabello saludable.

Agua tibia

En otoño los días empiezan a ser cada vez más fríos, así que pocas cosas resultan más apetecibles que una buena ducha de agua caliente. Sin embargo, no es la mejor opción si lo que quieres es cuidar el pelo encrespado. La razón es que el agua caliente reseca el cuero cabelludo, haciendo así que la melena sea más susceptible a encresparse. ¡Mejor agua tibia!

Toalla de algodón

Uno de los errores más frecuentes en el cuidado del pelo es el de enrollarlo en una toalla después de lavarlo. ¡Error! Así sólo consigues debilitar y romper la cutícula. Para eliminar la humedad, es tan sencillo como poner la cabeza boca abajo, e ir dando suaves toques con una toalla de algodón.

Cómo cuidar el pelo encrespado después del verano

Cepillos de madera

Los cepillos de madera son los mejores para eliminar el encrespamiento porque, a diferencia de lo que ocurre con los de plástico, no generan electricidad estática. Además, la madera permite que el sebo natural se distribuya de manera uniforme por toda la melena durante el cepillado, logrando un cabello suave y con un brillo muy bonito.

Secador y aparatos térmicos

Y, por último, recordar que el calor del secador tiende a resecar el pelo. ¿Cómo evitarlo? Aplicando un protector térmico, regulando el secador a una temperatura media, y manteniéndolo a una distancia de 20 centímetros del cabello. En cuanto al resto de aparatos térmicos, como rizadores y planchas, la frecuencia de uso recomendada es cada 15 días.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *