¿Cómo elegir el colorete? Las claves para encontrar el ideal para tí

Cómo elegir el colorete Las claves para encontrar el ideal para tí

El colorete es uno de los productos de maquillaje que más utilizamos. Cuando lo aplicamos en nuestras mejillas nuestro rostro parece cobrar vida; tiene un aspecto más luminoso y, además, nuestros rasgos se realzan. ¡Efecto buena cara en segundos! Claro que hay que saber cómo elegir el colorete para acertar.

Consejos para elegir el colorete

Consejos para elegir el colorete

A continuación os cuento las principales claves a considerar para elegir el colorete.

¿Qué tipos de coloretes existen?

A día de hoy existen dos texturas de colorete diferentes, cada una de ellas con sus propias características y ventajas.

  • En crema: el principal beneficio del colorete en crema es que es muy resistente al agua y al sudor. Por lo tanto, es una opción excelente de cara al verano, aunque no es recomendable en personas con pieles grasas.
  • En polvo: es el colorete tradicional, y el que escojen los grandes profesionales del mundo del maquillaje. Su principal ventaja es que es muy fácil de aplicar. Además, la variedad de tonos que hay en el mercado es mucho mayor.

Yo personalmente prefiero el colorete en polvo ya que ofrece mayor libertad a la hora de esculpir el rostro. Aún así, siempre me gusta tener algunos productos en crema para los días más calurosos.

¿Qué acabado prefieres?

Del mismo modo que con cualquier otro producto de maquillaje, hay tres grandes opciones disponibles a la hora de elegir el acabado: mate, satinado o brillo.

El colorete mate es ideal para personas con pieles grasas ya que neutraliza los brillos. En cuanto al satinado, tiene el poder de potenciar la luminosidad de la piel de forma natural.

El acabado brillo, aunque es verdad que está muy de moda, no es una buena opción ya que se ve muy poco natural en la piel.

Consejos para elegir el colorete

¿Cuál es tu tono de piel?

A la hora de valorar cuál es nuestro tono de piel, debemos tener muy en cuenta cuál es el principal objetivo del colorete. No es un producto de maquillaje para dar color al rostro, sino para iluminar y potenciar los rasgos faciales.

Así, dar con el tono de colorete adecuado es fundamental. De lo contrario, dará la sensación de que vamos pintadas «como una puerta» o, si elegimos un tono demasiado claro, de que estamos enfermas.

  • Claro: si nuestra piel es clara, debemos optar por tonos suaves, como los rosas o naranjas palos. En cualquier caso, tenemos que evitar aquellos más intensos, como los marrones o los dorados.
  • Medio: si el tono de nuestra piel es medio, acertaremos con el colorete en tonos albaricoque y marrón rojizo.
  • Bronceado: y, por último, para las pieles más morenas, el colorete se puede sustituir por polvos bronceadores para potenciar la luminosidad del rostro.

¿De qué color es el labio inferior?

Yvonne Macinnis, Educating Artist for Marc Jacbos, tiene la clave definitiva para dar con el tono de colorete más adecuado para cada una de nosotras.

Es tan sencillo como ponernos en frente de un espejo, bajarnos el labio inferior hacia abajo y comprobar de qué color es por dentro. Este color cambia en cada persona, de modo que  debemos fijarnos en él para saber cuál es el tono de colorete que va mejor con nuestro tono de piel.

Por último, quiero recalcar la importancia de acertar con el colorete. Podemos maquillarnos los ojos y los labios perfectamente, pero si el tono en nuestras mejillas no es el adecuado, todo el look queda arruinado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *