¿Cuáles son los beneficios del champú sin sulfatos?

Cuáles son los beneficios del champú sin sulfatos

La cosmética natural está más de moda que nunca para el cuidado de la piel y del cabello. Son muchísimas las personas que eligen el champú sin sulfatos para lucir una melena radiante sin dañar el cuero cabelludo. Y, es que, precisamente uno de los principales efectos secundarios tras utilizar champús con sulfatos durante un largo periodo de tiempo es la deshidratación y descamación del cuero cabelludo.

Los sulfatos son las sales del ácido sulfúrico. El lauril sulfato de sodio y el lauril sulfato de amonio son dos sustancias ampliamente utilizadas en productos de limpieza y champús para el pelo.

Ventajas de utilizar un champú sin sulfatos

A todas nos gusta que nuestra melena se vea brillante y sana. Y no hay nada mejor que un champú sin sulfatos para ello. Este tipo de productos orgánicos retienen la humedad, lo que favorece el brillo.

Además, aporta una gran nutrición e hidratación, así que no es necesario utilizar acondicionador ni mascarilla continuamente. A todo ello hay que sumar que este tipo de champú evita que se rompan los folículos pilosos y no produce irritaciones en el cuero cabelludo.

Y, por último, además de cuidar la salud del cabello, el champú que no contiene sulfatos también es el mejor para respetar el medio ambiente.

Ventajas de utilizar un champú sin sulfatos

¿Por qué no es una buena idea usar champús con sulfatos?

En principio, todo indica que los sulfatos son la sustancia más efectiva que existe para eliminar la grasa y la suciedad acumuladas en el pelo. Sin embargo, son tan agresivos que también eliminan la grasa natural del cabello.

Como consecuencia,  se genera una mayor producción de sebo ya que el cuero cabelludo «detecta» que sin la grasa natural está indefenso. ¿El resultado? Se entra en un círculo vicioso ya que cuanto más nos lavamos el pelo para eliminar la grasa, más grasa se produce.

A esto hay que sumar el exceso de deshidratación, sobre todo en personas con el cabello seco. El champú con sulfatos produce irritaciones y picores.

Por último, queremos destacar que los champús sin sulfatos, a diferencia de los convencionales, no hacen espuma. Así que al principio resulta un poco extraño lavarse el pelo con ellos porque parece que no lo estamos haciendo bien. Pero, en cuanto se le pilla el truco, ¡es una maravilla!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *