5 trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores

5 trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores

Las sardinas son uno de los alimentos más beneficiosos que existen. Y, además, siendo sinceros, ¡están deliciosas! Claro que debemos tener en cuenta una serie de trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores.

Y es que el olor de este pescado es muy intenso y, además, se queda impregnado en el ambiente con gran facilidad. Por suerte, existen varios trucos que nos ayudan a disfrutar de un buen plato de sardinas sin tener que soportar su olor por toda la casa 🙂 .

Los mejores trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores

Los mejores trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores

Pescado limpio

Lo primero y más importante es limpiar las sardinas. Es decir, quitarles las tripas antes de cocinarlas. De lo contrario, cuando las pongamos al fuego olerán aún más.

Sardinas al horno

Una de las mejores formas para cocinar este pescado es al horno, principalmente por dos razones: el aporte calórico es muy bajo y, además, podemos evitar el olor característico de las sardinas.

¿Cómo hacerlo? En una fuente de cristal colocamos en el fondo una clara de huevo y un puñado de sal gorda. Después, ponemos las sardinas encima y, sobre ellas, una ligera capa de sal gorda que absorberá el olor. ¡Quedan riquísimas!

Sardinas en papillote

Otro de los grandes trucos para evitar el olor y el humo es cocinar las sardinas en papillote. Es tan sencillo como cerrar bien el paquete con las sardinas dentro, junto con un puñado de sal gorda, limón y aceite. Podemos añadirle si queremos algunas hierbas aromáticas.

Cuando lo tengamos todo listo lo metemos en el horno hasta que el paquete se hinche y veamos que las sardinas están doradas.

Los mejores trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores

Sardinas a la barbacoa

Teniendo en cuenta que la primavera y el verano es época de barbacoas, también podemos preparar así las sardinas. Además, si tenemos la suerte de tener una barbacoa de carbón, el sabor será exquisito. Cocinando al aire libre, evitamos el olor y el humo dentro de casa.

Olor de las manos

Cuando cocinamos sardinas es inevitable que nuestras manos se impregnen del olor de este pescado. Una solución casera sencilla y efectiva pasa por frotar medio limón por las palmas de las manos.

Podemos hacer lo mismo para quitar el olor a sardinas que queda en el interior del horno después de cocinarlas. Cuando todavía esté caliente, colocamos en una pequeña fuente de cristal un poco de agua y el zumo de un limón. ¡Funciona!

Estos son los trucos para cocinar las sardinas sin humos ni olores que mejor funcionan. La temporada de sardinas es durante el verano, de modo que ahora es el mejor momento para disfrutar de este plato tan rico y saludable.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *